6 preguntas claves para vender tú emprendimiento holístico

La historia que te cuentas es la que conecta con los demás, y desde ahí de esa conexión es que puedes ofrecer todo lo que tienes para el mundo.

La estrategia comunicacional es parte fundamental de la estrategia de marketing, sin embargo para llegar ahí es importante tener claridad interior sobre de ¿dónde nace esa inquietud en ti de querer ofrecer eso que tienes al mundo?, y desde aquí ya iniciamos con esa primera pregunta clave para vender tu emprendimiento holístico.

Cada ser en el mundo es un ser particular con su visión, sus expectativas, sus valores, y las historias que se cuentan a sí mismos, y ante un mismo hecho cada persona tiene su interpretación. Y es igual de válida e igual de verdadera para ambas partes. Y aquí viene el dicho o la narrativa de que antes de juzgar es mejor conocer la historia y todas sus partes. En mi “interpretación y experiencia” he aprendido que es mejor “no juzgar” y ha sido todo un entrenamiento que inicie a partir de mi formación en coaching, ya que dejar de hacer un juicio es tan fácil y tan complicado como convertirse en un simple observador.

En referencia a conocer todas las partes de la historia hace algunos años me encontré con esta conferencia que aquí les comparto se titula “El peligro de una sola historia” (The danger of a single story) de la escritora Nigeriana Chimamanda Adichie, en la cual justamente habla a su manera y en otras palabras del peligro de quedarnos sólo con nuestra interpretación y nuestro juicio sobre algo basado en una sola parte del contexto. De hecho, cuando comienza a hablar de Nigeria y de lo que fue viviendo en su niñez ante el cambio político es imposible no sentirme identificada, con los últimos 5 años que se han vivido en mi país natal.

Sin embargo, este artículo no esta escrito para disertar sobre política, así que prosigo con este postulado que saco del paper Leyendo un texto de Fernando Flores:

“Lo que somos se construye en nuestras conversaciones históricas a cerca de nosotros mismos, incluyendo las narrativas históricas en las cuales nacemos sin tener consciencia de ello. La lectura es la clave para recuperar estas narrativas y diseñar lo que ahora somos, a partir de su trasfondo. Cuando leemos a partir del mundo Griego, la formación de las colonias americanas o la guerra de Vietnan, no estamos leyendo a cerca de lo que sucedió, estamos leyendo nuestra propia historia, el cuento de nuestros intereses e identidades de hoy en día. Cuando leemos comentarios sobre el Apartheid en Sudáfrica, o acerca del aborto y el derecho a la vida, no estamos leyendo opiniones para aceptarlas o rechazarlas, estamos integrándonos a una conversación para producir nuestros intereses y posibilidades hoy día. Cuando leemos manuales acerca de usos de un artefacto electrónico o la solicitud de un préstamo al gobierno, no estamos reuniendo información, nos estamos introduciendo en nuevos dominios de interés y acciones posibles. La lectura no es una recolección de datos, información u opiniones, es siempre un asunto de diseño: de nuestros intereses, de nuestras capacidades y las narrativas que somos. ”

Y aquí entran las narrativas históricas, los cuentos que se han apoderado de distintas épocas, o los cuentos familiares dentro de los cuales nacimos y a veces hasta desconocemos porque han sido ocultados, pero que ineludiblemente vuelven una y otra vez generación tras generación para ser sanados y que esos ancestros sean reconocidos e integrados a la familia y se comience de manera más organizada una nueva historia familiar. Cómo por ejemplo la madre soltera que es abandonada y debe criar sola a sus hijos generación tras generación detrás del cuento que “todos los hombres son unos mujeriegos irresponsables”; el adulto que vive en depresión porque su preferencia sexual es negada por su familia detrás de la narrativa que “la homosexualidad es una enfermedad o una aberración” o porque tuvo que asumir el negocio familiar pero él quería ser artista plástico, sin embargo, “todos los artistas son unos pobres hippies y de eso no se come”, y así vamos por la vida al menos los primeros 27 años de vida cumpliendo lo que la familia, la sociedad o el momento histórico nos exige, y les dejo acá algunas narrativas históricas que se han vuelto poderosas en ciertos momentos y todas nos dan una versión de Dios para que reflexionen un poco sobre cual es la suya.

  1. Primero entra un camello por el ojo de una aguja que un rico en el reino de los cielos. Bienaventurados los pobres porque de ellos será el reino de los cielos. Mi reino no es de este mundo. (Dios de los cielos) La narrativa del catolicismo por muchos siglos.
  2. La sociedad debe ser una sociedad de justicia e igualdad. Todos somos iguales ante los ojos de Dios y él premia al justo y castiga al pecador. La sociedad humana debe hacer lo mismo. El líder es aquel que lucha por la justicia y la igualdad. (Dios de justicia) La narrativa del comunismo y a la vez de cualquier superhéroe americano de comics como Superman o Batman.
  3. La lucha de clases es el motor de la historia. La clase obrera es el sujeto de transformación social. Las condiciones materiales determinan la consciencia social (la religión es el opio de los pueblos, Dios no existe) La narrativa de materialismo y de la revolución industrial que nos hizo empleados.
  4. La patria es el hogar. Sin patria un hombre no tiene raíces y vaga sin rumbo. (Dios padre todo poderoso). La narrativa de Simón Bolívar, de Perón y de Hitler.
  5. Sin libertad individual y creatividad, la búsqueda del éxito y la felicidad, la vida carece de significado. El hombre debe buscar su lugar en el mundo, aquello que nadie sabe puede hacer mejor que él. (Si Dios conmigo quien contra mi) Narrativa del Liberalismo, de Obama.
  6. Todos somos uno. El compromiso es con la evolución de la humanidad como un todo y con ser la parte que decidamos ser. Todo lo que hacemos y pensamos tiene sus consecuencias. Somos los creadores del mundo que vivimos. Cada uno es el principio y el fin. (Dios es el mismo insondable que somos todos). La narrativa del panteísmo, no niega a los demás, no nos hacemos víctima.

 

A mi interpretación estas narrativas históricas y familiares nos dan las bases para nuestros valores personales, y a través de esos valores creo mi propio poder y mi propio sentido en el mundo, pero el poder personal sólo puede ser experimentado y ejercitado en la presencia de los otros, cuando lo comparto, y allí es cuando hay conexión. Lo que nos lleva a la segunda pregunta clave para vender tu emprendimiento holístico ¿cuál es la narrativa o la historia que te llevó a ser emprendedor holístico?

En mi caso, por ejemplo me identifico con la 5 y la 6, y en base a eso efectivamente estuve al menos desde mis 23 años en la busqueda de la 5, a través del estudio de diferentes terapias alternativas y experimentándolas, hasta hace algunos años que ya de alguna manera comencé a ser practicante formal y deje de buscar afuera lo que he ido consiguiendo adentro, y que me ha hecho reafirmar que hoy por hoy quizás la narrativa 6 es la que más se acerca a lo que hago, permitiéndome seguir creciendo desde mi experiencia, y mis ganas de expandir ese poder interno que es comprobable en mi misma, compartiéndolo y contándoles a ustedes cómo cada uno se puede hacer responsable de su vida y de su realidad.

Además he ido hilando como una buena tejedora todo a los ciclos sincrónicos del universo, y encontrando en algunas especialidades como la astrología y el sincronario 13 lunas, perspectivas de cómo todo se va sincronizando armónicamente cuando estamos preparados. Lo que me lleva a la tercera pregunta clave para vender tu emprendimiento holístico ¿qué te hizo despertar?

En mi caso el ejercicio y la vivencia de las distintas técnicas durante mis procesos de sanación y crecimiento de consciencia, me ha hecho fundar mis propias narrativas acerca de lo que si me funciona y lo que no. Por ejemplo, desde hace ya varios años he percibido que astrológicamente hablando la mayoría de edad en realidad llega entre los 27 y los 30 años, cuando se produce el retorno de saturno, es decir, el planeta Saturno vuelve al punto exacto de la carta de la persona del día en que nació, y esto que se llama comúnmente el “saturnazo” va íntimamente ligado con una cambio profundo y existencial en la vida de cada persona. En este momento la persona sopesa todo lo que trae de su historia y su familia, y pone en la balanza lo que aún sigue siendo válido para su vida y sus expectativas, y abandona creencias y paradigmas que le pesan para tomar grandes decisiones desde la consciencia que cambiarán el rumbo de su vida. En todo caso, aunque la persona no desee que nada cambie el universo se encarga de llevarte a un extremo donde debes soltar algo para poder alcanzar otra cosa.

Al parecer la ciencia me está dando la razón, ya que actualmente Psicólogos de Reino Unido y de la URV de Catalunya, están afirmando que la nueva madurez emocional que además concuerda con el desarrollo de la corteza prefrontal del cerebro que está relacionado con la inteligencia emocional realmente se dá entre los 25 y los 30 años de edad. Si esto lo relacionamos con que la expectativa de vida ahora es mucho más prolongada que hace unos 50 años, le sumamos las generaciones de los millenials y en adelante requieren más edad para independizarse y en general los seres humanos requerimos desarrollar ciertas competencias cómo la independencia, el, la empatía, asumir con responsabilidad y sin culpa los errores cometidos, una mayor apertura emocional y cambiar la queja o la culpa de los demás por autodeterminación y actuación para considerarnos maduros e independientes.

En los momentos de cambio y de crisis es cuando realmente sacamos toda nuestra creatividad y nuestro verdadero poder, y así llegamos a las 3 preguntas restantes que son clave para vender tu emprendimiento holístico: ¿qué herida o qué dolor estabas tratando de compensar? ¿cómo eso ha cambiado tu vida? Y ¿cómo lo puedes poner al servicio del mundo?

Entonces podríamos decir que junto con la época de Acuario también ha llegado el momento de evolución de la humanidad, pero para que esto ocurra cada uno es responsable de ir haciendo su trabajo de crecimiento personal, y en la actualidad esto va unido a esta creciente ola de emprendedores de todos los ramos que si bien están buscando su independencia y libertad, dentro de los cuales habemos muchos emprendedores holísticos y sanadores buscando compartir nuestras competencias empáticas, intuitivas y creadoras para poder expandir el poder personal y así construir poder colectivo.

Ante esta perspectiva, la gran necesidad de crecer y sanar nuestra historia colectiva y personal, la historia de nuestros ancestros y nuestros pueblos se vuelve un llamado, y hace despertar ese ADN de sabiduría que estaba dormido, reconociendo y valorando técnicas ancestrales cómo la astrología, el tarot, el reiki, o adoptando tecnologías mucho mas antiguas de oriente en el occidente cómo el yoga, la meditación, la medicina tradicional china, para que vayan de la mano de la ciencia que hoy por hoy ha validado varias de ellas y unificando ciencia y espíritu en un solo camino.

Desde mi punto de vista es el mejor momento de la humanidad para ser un emprendedor holístico y hacer de ello una forma de vida sustentable y acompañar en la transformación del mundo desde la consciencia y el amor.

Gracias infinitas por leerme hasta el final, soy Sunilte Malaver Ordaz

Inlakech… Namasté… Jai Guru Dev…

 

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *