LA LUNA Y LA GESTIÓN EMOCIONAL

En la astrología terapéutica la luna representa el punto planetario que comanda el mundo emocional y la psique de las personas. Si lo vemos desde el punto de vista científico, ya que su cercanía al planeta tierra ha permitido que la luna contribuya en la evolución del planeta, se puede decir, que está científicamente comprobado que la Luna influye en las mareas de los océanos, cuando la luna está llena se ve la marea alta y cuando está nueva la marea baja. Y estas mareas influyen en el movimiento de rotación de la tierra, provocando así que el día tenga 24 horas.

Igualmente, los eclipses son productos de la existencia del la Luna alrededor de la Tierra, y también la fuerza externa que ejerce la luna sobre el planeta evita que el mismo cambie la inclinación de rotación sobre su eje.

La astrología psicológica también afirma que la Luna nos puede indicar los procesos de enfermedades psicosomáticas, y que las emociones dan origen al 80% de todas las enfermedades. Según Liz Greene y Howard Sasportas: “Las relaciones presentes tienen una especial manera de hacer aflorar las emociones profundas que se generan en los vínculos de nuestra primera infancia. La primera relación importante es la madre; ella es el primer amor de la vida y lo que nos pasa en esta relación se convierte en el prototipo de las relaciones posteriores” (Los Luminares. 1993).

Para hablar de la Luna y la gestión emocional, estaré considerando varios temas para propósitos de este artículo, cómo el tema astrológico, las emociones y los estados emocionales según el coaching ontológico y según el médico Alexander Lowen, y finalmente el tema científico en cuanto a la biología humana, a los ciclos planetarios e investigaciones de diversos psiquiatras y psicólogos.

La influencia de la Luna sobre el ser humano

Si partimos del hecho de que el cuerpo humano está compuesto hasta por un 75% de agua, y la luna influye en los mares y los océanos que están compuestos de agua, entonces se puede afirmar que los ciclos lunares pueden influenciar las células humanas.

De hecho el Biofísico Joachim Fisham, del Instituto Max Planck de Fisiología Vegetal, ha estudiado la planta Arabidopsis thaliana, y se ha demostrado que la influencia de los ciclos lunares en el crecimiento de la planta. Entonces el propone que si las células vegetales son sensibles a estos ciclos también pueden serlo las células humanas.

Si nos vamos a las culturas antiguas, todas se regían por calendarios lunares para poder predecir las mareas, los cultivos, los ciclos femeninos, y hasta las festividades. Además, desde tiempos antiguos se ha tenido la creencia popular de que la luna afecta el comportamiento humano, llegando inclusive a usar la palabra lunático para describir a personas psicológica o emocionalmente inestables.

El psiquiatra David Avery, descubrió que cuando la marea estaba alta o baja debido a la atracción gravitacional de la Luna, los patrones del sueño y los cambios en los estados emocionales de sus pacientes cambiaban, pudiendo notar patrones de conducta repetitivos según la influencia lunar.

Luego casi 20 años después el psiquiatra Thomas Wehr en los pacientes diagnosticados con trastorno bipolar, notó que los ciclos de los pacientes cambiaban muy rápido. Llevándole a investigar los factores externos podían están influenciando estos ciclos, tomando como primer punto los ciclos lunares.

Varias investigaciones han demostrado que el ciclo lunar influye en los ciclos de sueño en las personas, y en pacientes bipolares también se ha hallado relación entre los ciclos lunares y sus cambios emocionales.

La Luna en la astrología terapéutica

La luna representa las emociones y reacciones afectivas, simboliza la energía femenina en la carta natal. El signo dónde se encuentra esta luminaria indica cómo reaccionamos a los estímulos externos, y nos proporciona los cambios emocionales.

La casa astrológica dónde se encuentra ubicada y las conexiones que tiene con otros puntos planetarios, nos pueden indicar patrones emocionales y el desarrollo de las necesidades emotivas básicas.

La Luna en la carta también representa como vemos a nuestra madre, como nos movemos en nuestro hogar y nos muestra las relaciones con la familia.

Cuando no somos capaces de reconocer y satisfacer nuestras necesidades básicas, la expresión de la luna dentro de la carta natal puede desequilibrarse.

Gestión emocional para los signos de fuego

La Luna en Aries, necesita expresarse a sí mismo honesta y abiertamente a un punto que puede parecer insensible para comunicarse. De igual importancia es afirmar su individualidad, e iniciar e impulsar nuevos proyectos o aventuras.

Si se encuentra desequilibrada, esta luna puede permanecer a la defensiva y evadir su necesidad de intimidad profunda, lo cual puede traducirse en ira, o en reemplazar su necesidad de afecto por compulsión que poder sexual o de obsesionarse por estar fitness, o cualquiera que le provea gratificación inmediata. También puede exagerar el tema de la autosuficiencia porque su velocidad de digerir las emociones es como tragarse la comida entera.

Su aprendizaje, está en distinguir su necesidad real y profunda, para poder estar consciente y presente en sus acciones, así como conectar con la raíz de su emoción y poder cuidar de sí.

En este caso un ejercicio sencillo de ejecutar para mantener el equilibrio es respiración consciente que le permita calmar su impulso y obtener claridad sobre lo que ocurren en su presente. Igualmente disfrutar de manera consciente la comida, el ejercicio, y si es posible momentos de meditación.

La Luna en Leo, necesita sentirse apreciado y amado, incluso admirado, sentirse especial y tener la atención de su entorno, así cómo expresarse creativamente. Es capaz de dar amor en abundancia.

Si se encuentra en desequilibrio el mundo emocional de esta luna se puede tornar dramático, y ejercer el poder o el liderazgo de manera compulsiva y dominante, sin aceptar sus errores y/o sin ceder en su idea fija. Igualmente querer ser el ombligo del mundo es un desequilibrio.

Su aprendizaje se trata de reconocerse a si mismo, apreciarse y sentir merecimiento de sí mismo, antes de buscarlo en los otros. Mantener el corazón abierto tanto para la alegría como para el dolor de manera de poder descubrir su equilibrio.

Unos ejercicios para cuidar su balance emocional pueden ser, ejercicios para activar el sistema cardiovascular que además le mantengan en forma y ayudan a mantener la autoestima. Otros ejercicios son posturas de yoga o asanas que sean para abrir el pecho, y/o meditaciones y visualizaciones centradas en el corazón.

La Luna en Sagitario, se destaca por su sinceridad y su actitud positiva del mundo, y tiene necesidad de sentirse en libertad. Es un buscador filosófico y reflexivo, que necesita mantener el contacto con la naturaleza, además de tener pocas o ninguna inhibiciones o tabúes, se atreve a experimentar la vida para sentir plenitud.

Si se encuentra desequilibrada, esta luna sagitariana puede perderse en viajes constantes como forma de evadir sus responsabilidades o sus vínculos emocionales, puede volverse adicto a sus pasiones, irritable y falto de perseverancia.

Su aprendizaje, está en evitar la dispersión a través de relaciones estables (no necesariamente tradicionales), evitar la rutina diaria en todos los aspectos de su vida, aprender a fortalecer el diálogo, y realizar viajes con propósito.

Unos ejercicios que pueden ayudar a mantener el balance, es realizar ejercicios al aire libre pero en grupo con personas que pueda compartir su pasión y al mismo tiempo crear vínculos estables, realizar viajes en familia, establecer límites propios y en sus relaciones con acuerdos claros.

Gestión emocional para los signos de tierra

La Luna en Tauro, necesita una autoestima sólida y seguridad interna, así como aprovechar sus recursos y adquirir lo que en realidad necesita. Necesita experimentar el placer y el dolor físicos y emocional para aprender a mantener el contacto consigo mismo.

Si se encuentra en desequilibrio esta luna puede tornarse en acumulador compulsivo, compensando con objetos o bienes externos su necesidad interna. También pueden generarse desórdenes alimenticios, o volverse materialista o avaricioso, su digestión emocional se toma más tiempo que para cualquier otro signo.

Parte de su aprendizaje, es atreverse a salir de manera consciente de su zona de confort, de manera de equilibrar sus necesidades reales y materiales con las espirituales y emocionales. Practicar el desapego, y reconocer cuál es su punto de equilibrio entre dar y recibir.

Un ejercicio cotidiano que puede ser útil es antes de comprar o adquirir algo preguntarse ¿realmente voy a usarlo? ¿hay alguna manera de obtener lo que necesito sin comprar esto?, otra manera de cuidar el equilibrio es practicar ejercicios que ayuden a mantener la flexibilidad del cuerpo, ya que lo que no podemos cambiar en nuestra mente o en nuestro corazón, se hace más fácil y transparente accederlo a través del cuerpo.

La Luna en Virgo, tiene el don de gestionar su mente para defenderse de pensamientos no deseados. Necesita organización y rutina, sentirse útil y brindar servicios valiosos, así como cuidar de su bienestar psicológico y salud física.

Si se encuentra en desequilibrio su capacidad de constructivismo puede volverse en su contra desconectando su mente racional de su mente intuitiva. O desestimar su mundo espiritual y emocional por abocarse al mundo mental y físico. Puede perderse compulsivamente en el perfeccionismo o tornarse hipocondríaco.

Dentro de su aprendizaje, se encuentra aprender a experimentar y valorar las necesidades sus necesidades, fusar su capacidad analítica para organizarse y tener disciplina, pero también a flexibilizar su rutina o la obtención de sus objetivos, y conectar su lado espiritual.

Un buen ejercicio para esta luna en virgo es al igual que tauro practicar ejercicios que ayuden a mantener la flexibilidad del cuerpo, profundizar en la meditación, y atreverse a experimentar sus impulsos y salir de su rutina.

La Luna en Capricornio, siente necesidad de estructura y seguridad, y la satisfacción de cumplir con sus compromisos y lograr sus objetivos. Buscan estar orgullosos de su trabajo y necesitan el reconocimiento de los demás para sentirse bien consigo mismos.

Cuando se encuentra desequilibrada esta luna en capricornio, tiene tendencia a desconectarse de su cuerpo emocional, se pueden despertar miedos de su mente por sentirse vulnerables o débiles antes una persona o situación, se obsesiones con tener el control de todo. Igualmente puede reprimir o negar la emocionalidad generando depresión, ansiedad, aislamiento o suma frialdad en sus relaciones.

Para su aprendizaje se requiere desarrollar su autonutrición, reconocer sus emociones, darse valor propio y conectar con el aspecto espiritual de su ser.

El objetivo es mantener el equilibrio emocional, lo cual se puede lograr primero que nada teniendo un propósito de vida bien definido que incluya su vida social y no solo trabajo, aprendiendo a dar y recibir amor a través del contacto físico y la comunicación, reconociendo sus fortalezas y debilidades emocionales para gestionarlas de manera consciente, valorar el esfuerzo de los otros, aunque sea distinto a su expectativa.

Gestión emocional para los signos de aire

La Luna en Géminis, necesidad de expresión verbal, interactuar con muchas personas y aprender de todo para satisfacer su curiosidad.

Cuando se encuentra desequilibrada, puede caer en no saber escuchar, en hablar compulsivamente y no profundizar el conocimiento. También puede dispersar su energía en relaciones superficiales, o volverse erudito sin aplicar el conocimiento, emocionalmente puede parecer bipolar.

Dentro de su aprendizaje está reconectar con sus emociones y su cuerpo de modo que logre coherencia entre lo que dice, lo que actúa y lo que siente, así cómo reconocer sus biorritmos y ciclos biológicos y cómo estos influyen en su emocionalidad. Su mayor aprendizaje es aprender a callar su mente para escuchar su voz interior.

Un ejercicio es buscar una actividad física que le permita conectar con su cuerpo para luego acceder a través de la meditación a estados de consciencia más elevados. Otro puede ser el mindfulness, o te invito a revisar el artículo Mis 3 herramientas Express para mantener la armonía personal ya que yo soy luna en géminis y esto es lo que me funciona.

La Luna en Libra, busca la armonía y la belleza, cooperar con otros y establecer relaciones ganar-ganar, además de luchar siempre por la justicia.

Si se encuentra en desequilibrio, puede mantener relaciones tóxicas o de codependencia, evita a toda costa la confrontación llevándole a suprimir sus emociones o necesidades para no quedarse solo. También puede desarrollar obsesividad por la belleza física.

Su aprendizaje, se basa en aprender a poner límites, encontrar el equilibrio entre el dar y recibir, mantener relaciones conscientes y desarrollar una relación consigo mismo poniendo sus necesidades en sus prioridades.

Un ejercicio puede ser aprender a comunicar sus necesidades, tener claros sus límites de lo que está dispuesto a dar y de lo que espera recibir, dejar en claro los acuerdos, tomarse un tiempo para sí mismo.

La Luna en Acuario, necesita entender sus ritmos y expresar su individualidad, interactuar con las personas y contribuir con sus capacidades abstractas.

Si se encuentra en desequilibrio puede desconectarse de sus sentimientos y de su necesidad de afecto, y tener miedo a la cercanía y a la intimidad, por lo cual se puede perder en relaciones poco sanas o imposibles, o relaciones netamente sapiosexuales.

El aprendizaje, tiene que ver con desarrollar confianza e intuición y usar la mente para entender sus emociones y poder conectar con sus necesidades reales. Cultivar la libertad del espíritu y la consciencia, aprender a socializar y conectar afectivamente.

Un ejercicio puede ser la práctica del curso de milagros que conecta la espiritualidad con su mente brillante, si quieres saber más puedes indagar en el artículo de Introductorio de UCDM, o cuando se siente abrumado o no encuentra la respuesta, dejar lo que está haciendo y realizar tareas sencillas y cotidianas que no requieren mucho esfuerzo pero que le mantengan enfocado para descansar su mente.

Gestión emocional para los signos de agua

La Luna en Cáncer, la luna es el punto planetario regente del signo cáncer, su principal necesidad es conectar emocionalmente consigo mismo, y con el mundo. También representa energéticamente a la figura materna, la energía femenina.

Cuando se encuentra en desequilibrio puede tener desórdenes alimenticios, mantener relaciones familiares tóxicas o de codependencia, quedarse pegado en rencores del pasado y no perdonar, encerrarse en su mundo y aislarse, o somatizar sus emociones provocando problemas estomacales, hormonales, desordenes de tiroides, o trastornos como la bipolaridad, y en las mujeres desórdenes o patologías relacionadas con su ciclo menstrual.

Su aprendizaje, es reconectar con el sentido de pertenencia y del hogar, cuidar su alimentación, aprender a perdonar, cuidar de sí mismo y practicar el desapego.

Un ejercicio vital para cáncer es aprender a realizar ejercicios de arraigo, aprender a reconocer los detonadores emocionales y el síntoma o la somatización de esa emocionalidad. Realizar trabajo psicológico y/o terapias energéticas para sanar sus heridas maternas y paternas. La dieta del perdón es un poderoso ejercicio para soltar sus apegos y rencores.

La Luna en Escorpio, esta luna en particular según los astrólogos más antiguos se encuentra en destierro, por mi experiencia está luna trae consigo procesos de transformación durante su vida, de hecho, las personas que viven con esta luna pasan procesos de muerte y resurrección a lo largo de su vida, de los cuales se renacen más fuertes y empoderados. Su necesidad es de privacidad, y gestionar su pasión e intensidad emocional, profundizar en sí mismo, y administrar sus recursos y los de los demás de manera efectiva.

Esta luna si está en desequilibrio, puede caer en depresiones clínicas, obsesionarse por temas sexuales o de dinero, emprender búsqueda de venganza o destrucción, tomar actitudes y comportamientos manipuladores, podría querer herirse a si mismo.

Su aprendizaje según mi experiencia está en desarrollar su inteligencia emocional, aprendiendo a reconocer sus patrones y los detonantes emocionales que lo llevan a desatar sus pasiones y su intensidad. También es importante que ante situaciones de cambio y transformación que reconozca que hay dos maneras de vivir estos procesos, uno desde el sufrimiento y otro desde la aceptación y el placer. Siempre me ha parecido vital que esta luna en particular debe buscar ayuda psicológica y mantener un centro espiritual muy sólido para poder vivir en equilibrio.

El ejercicio le ha sido de más utilidad a las personas con esta luna es aprender a reconocer su poder interno y comprender a profundidad que tiene el poder de crear su realidad. Igualmente desarrollar su sexualidad desde la consciencia le permite entrar en contacto con su poder personal.

La Luna en Piscis, tiene la necesidad de un espacio para soñar y crear ara abrirse a fuentes de inspiración, es la luna de los poetas, los artistas, los clarividentes y las personas que escogen una vida religiosa. Mientras más se pierde en su mundo de ensueño y emocional más inspiración y conexión puede alcanzar.

Cuando está desequilibrado, puede perderse en su mundo de fantasía llegando a crear trastornos que no distinga entre la realidad y la ficción, o perderse en vicios para evadir la realidad, o por su facilidad de empatía puede elegir sacrificarse por los demás descuidando sus propias necesidades.

El aprendizaje está en darle una respuesta constructiva a sus sueños, aprender a servirse a si mismos, mantenerse en el presente, y aprender a servir a los demás desde el amor sin necesidad de sacrificio.

Una buena estrategia, es buscar ayuda profesional para desarrollar su inteligencia emocional, y buscar su técnica para poder mantenerse en el presente y mantener una disciplina para lograr concretar sus sueños en acciones.

Emociones y Estados emocionales

Según Alexander Lowen, la palabra E-moción está compuesta del prefijo «e» y la raíz «moción».

Emoción significa la acción de moverse hacia afuera, se puede decir que los conflictos emocionales distorsionan o limitan la movilidad del cuerpo. Impiden el movimiento hacia afuera.

Las características de las Emociones son:

  • Nos suceden cuando nos ocurre algún evento o hecho específico.
  • Son temporales.
  • Son reactivas.

Por ejemplo, cuando estás viendo tu deporte favorito y tu equipo gana, te sientes alegre por ese hecho, esa alegría depende de la importancia del juego y de lo que represente para ti esa emoción dura un tiempo específico y después se va desvaneciendo con los días.

Otro ejemplo, cuando vas en la calle y alguien sin querer te empuja o te derrama algo encima, te sientes enojado en ese momento, pero al otro día ya se olvidó.

Según Rafael Echeverría en el libro La Ontología del Lenguaje, existen cuatro emociones básicas, las cuales vemos a continuación:

Workshop Luna y Gestion Emocional

La alegría y la rabia son emociones que nos mueven hacia afuera, produciendo reacciones ante un hecho y haciéndonos tomar acción y decisión.

Y la tristeza y el miedo son emociones que nos invitan a ir hacia adentro a protegernos ante un hecho, pudiendo limitarnos.

Desde el punto de vista astrológico existen también dos planetas reguladores que son Júpiter y Saturno, mientras que Júpiter expande e invita a experimentar la vida y se conecta con lo positivo, Saturno es el que restringe, el que nos limita y que nos conecta con el miedo, así como el que pone las normas.

Igualmente, aparte del Sol y la Luna que representan los principios puros y más psicosomáticos de la energía masculina y femenina respectivamente, también están Marte y Venus que se asocian a la energía masculina y femenina desde el lado más humano. Siendo Marte el que se asocia a la ira y a la acción, Venus que se asocia al sentimiento profundo, y puede conectarnos con el amor o la tristeza.

También existe la teoría psicológica de Paul Eckman, en la cual se basó la película intensamente, que habla de seis emociones básicas, dentro de las cuales clasifica el miedo, la tristeza, la alegría, la ira, el asco y la sorpresa.

Si tuviera que asociar el asco y la sorpresa con los elementos astrológicos, definitivamente los asociaría con Plutón y Urano, ya que Plutón es el planeta que asociamos con los aspectos psicológicos mas oscuros del ser humano, con la sexualidad y el dinero, y estos son quizás los temas en los que más rápido podemos experimentar el asco en alguna de sus formas. Y Urano sin dudas nos trae el factor sorpresa.

Ahora bien tenemos emociones y estados de ánimo o estados emocionales, la diferencia entre “emoción” y “estado de ánimo” reside fundamentalmente en la duración ya que las emociones como se mencionó antes son temporales y su efecto no permanece en el tiempo, mientras que los estados de ánimo permanecen en el tiempo y pueden ser una combinación de emociones diferentes.

Según Rafael Echeverría “los estados de ánimo viven en el trasfondo desde el cual actuamos, normalmente no los podemos relacionar con acontecimientos determinados. Ellos se refieren a esos estados emocionales desde los cuales se realizan las acciones.”

Sus características:

  • Son disposiciones emocionales en las cuales habitamos
  • Son duraderas en el tiempo, se hacen permanentes
  • Nos poseen, es decir, actuamos desde ese estado de ánimo sin darnos cuenta

Igualmente, toda acción produce una reacción, así que todo hecho que ocurre produce una respuesta, pero para cada persona puede ser distinta esa respuesta dependiendo de su estado de ánimo, por ejemplo, hay dos personas observando que un auto puede arrollar a una persona, y uno de ellos puede asustarse y bloquearse y taparse los ojos, y la otra quizás puede gritar o tratar de evitar que la persona sea atropellada.

Al conocer nuestras emociones, los detonadores de esas emociones y los estados de ánimo en los que habitamos, podemos de manera consciente elegir cómo queremos reaccionar o que podemos hacer para cambiar algo que sentimos nos está haciendo daño.

Por ejemplo, cómo seres humanos es inevitable sentir tristeza por la pérdida física de un familiar, pero estar triste y vivir un duelo sano por un tiempo necesario, es muy distinto a entrar en negación que te puede llevar a una depresión, o quedar en depresión por tener temas no resueltos con la persona fallecida, pero reconocer lo que produce esa tristeza, que puede ser desde una sencilla sensación de extrañarle por no tenerlo físicamente ya en este plano, o ira porque no aceparlo, o frustración por no poderlo salvar, o culpa, etc., sin duda reconocer y aceptar esas emociones y estados emocionales nos lleva a buscar lo que necesitamos para restaurar nuestro equilibrio ante un hecho que no podemos cambiar.

Les comparto la matriz de los estados de ánimo:

Workshop Luna y Gestion Emocional (1)

Ante un hecho que no podemos cambiar tenemos dos maneras básicas de responder, una es entrar en negación u oposición, y esta respuesta puede tener dos escenarios, el primero es cuando ante ese hecho no lo acepto y tampoco veo ninguna posibilidad de poderlo cambiar, entonces entro al estado de ánimo de resentimiento.

El segundo es cuando me opongo a ese resultado pero me abro a la idea de que hay alguna posibilidad de hacer algo diferente para cambiarlo, en este caso ya entro en el estado de ánimo de resignación.

Luego después de la resignación, ante el mismo hecho o resultado que se me presenta me abro a eso y lo acepto y fluyo con eso, y aquí hay también dos posibles escenarios adicionales, el tercero lo acepto tal cual, y entro en paz con eso, y el cuarto lo acepto y busco como cambiarlo, mejorarlo o aprender de eso para crecer y poder usarlo a mi favor o buscar algo mucho mejor, presentándose el estado de ánimo de la ambición.

Por ejemplo, vamos a tomar el ejemplo de un empleo, y por razones económicas y políticas del país la empresa cierra, y me quedo desempleado, y la mayoría de las empresas esta despidiendo o cerrando, y entro en oposición, voy a los organismos competentes, demando a la empresa, y aun así no pasa nada, o me quedo en mi casa frustrado, ahí estoy en el cuadrante del resentimiento, me echo a culpar al gobierno, a la empresa, etc.

Luego de un tiempo, que veo que no hay posibilidades ningunas de recuperar ese empleo, entonces me resigno y comienzo a entrar en el presente y a estudiar ¿qué posibilidades hay?

Luego ya entro a la aceptación y comienzo a moverme, evalúo lo que aprendí, lo que tengo de toda esa experiencia, agradezco lo vivido y disfruto un poco y descanso de tantos años de trabajo y desde la paz comienzo a vivir esta nueva etapa de vida, y finalmente decido emprender o comenzar a realizar un trabajo en otro sector y buscar la mejor manera d aprovechar la situación y de realizar algo que realmente cubra mis necesidades y me haga crecer como persona, aquí ya entro en la ambición y en este cuadrante no hay límites.

Para concluir, he aprendido que nuestro mundo emocional nos abre o nos cierra todas las posibilidades, nos puede hacer crecer de manera accelerada o bloquearnos si no sabemos gestionarlo, incluso nos puede hacer perder oportunidades o dinero, cuando estamos en ese punto ciego de apego o culpando a los demás, en lugar de estar trabajando en nuestro crecimiento personal y profesional.

Reconocer nuestros ciclos emocionales puede ser de mucha utilidad, por ejemplo los escritores a veces requieren entrar en un drama emocional y lo buscan conscientemente para poder detonar esa fuente de inspiración, o tipo Hulk requiere tener la gestión de su ira para poder ser un superhéroe, o una actriz requiere manejar todos los detonadores emocionales para poder dar vida a una actuación de un merecido Oscar, o un médico a pesar de sus problemas personales necesita saber equilibrar sus emociones para poder entrar a una cirugía con la concentración que le permitirá salvar esa vida.

Gracias por leer hasta aquí, a pesar de lo largo, espero les sirva de apoyo para aprender a reconocerse más a sí mismos y usar esas emociones a su favor, y les dejo esta pregunta ¿Sabes cuál es tu signo lunar? 

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *